Taller Colaborador SIGAUS

Beneficios medioambientales

El aceite usado procedente del cárter de un vehículo es una fuente de contaminación que requiere de un adecuado tratamiento y una correcta gestión. El aceite usado contiene meta y otras sustancias peligrosas que se producen o incorporan cuando éste es expuesto a altas temperaturas y presión dentro del motor. Así, durante su combustión, el aceite lubricante puede desprender una serie de compuestos nocivos de cloro, níquel, compuestos halogenados, plomo, cadmio, tolueno, benceno, etc. Además, su escasa biodegradabilidad provoca que los efectos del aceite usado sobre el entorno puedan permanecer durante décadas.

Todo ello lo convierten en uno de los residuos más peligrosos y potencialmente dañinos sobre el medio ambiente, lo que exige a las empresas una responsabilidad que garantice un desarrollo industrial compatible con las necesidades ecológicas a través de la adecuada gestión de los estos residuos, regulada ahora por Ley.

Si su gestión es inadecuada, el aceite usado puede provocar graves daños ecológicos:

  • Debido a su baja biodegradabilidad y a la persistencia de sus contaminantes, su vertido contamina tanto el suelo como las aguas superficiales y subterráneas, afectando gravemente a la fertilidad del suelo.
  • En el mar un compuesto hidrocarbonado como el aceite usado puede perdurar 10 ó 15 años.
  • Los aproximadamente 2 litros de aceite usado que se retiran en el cambio de aceite de un turismo son capaces de contaminar un volumen similar a los 2 millones de litros de agua que contiene una piscina olímpica.
  • Su incineración incontrolada provocaría emisiones de gases contaminantes y peligrosos. La combustión inadecuada de 5 litros de aceite puede provocar la contaminación del volumen de aire que respira una persona durante 3 años.
  • Este potencial contaminante se puede evitar si el aceite usado es extraído, almacenado y tratado adecuadamente.

Para evitar estos posibles efectos es fundamental el compromiso medioambiental del taller en el correcto manejo del aceite usado.

Gracias a las buenas prácticas en los Talleres Colaboradores SIGAUS –y a la aportación del consumidor, que hace posible la financiación del sistema de recogida y gestión– se inicia la cadena de reciclaje y se posibilita un óptimo aprovechamiento del aceite usado. Así, no sólo se evita la peligrosidad que representan estos residuos sobre el medio ambiente sino que se generan beneficios adicionales, como la reducción de emisiones de CO2 o el ahorro de materias primas no renovables.

  • El reciclaje de sólo 2 litros de aceite usado puede generar suficiente electricidad como para abastecer el consumo de una familia media durante casi 24 horas.
  • El aceite usado de un solo cambio de aceite puede contaminar el agua que necesitan 50 personas en un año.
  • Con 3 litros de aceite usado se obtienen 2 litros de aceite nuevo. Para obtener la misma cantidad de aceite a partir del petróleo necesitaremos cerca de 140 litros.
  • Mediante la regeneración de 50.000 toneladas de aceite usado, y la consiguiente fabricación de lubricantes, se reducen las emisiones de CO2 en unas 150.000 toneladas.